¿QUIÉN RECUERDA A LOS ARMENIOS?

  • El Genocidio armenio |

La propaganda se desplegó rápidamente por toda la región. Era necesario contar con el aval de, al menos, un sector de la población. Como en toda masacre, entre una parte convencida y otra indiferente, se mantendrían los pilares de la barbarie. El mensaje no dejó lugar a especulaciones: «los armenios están aliados con el enemigo». Desde el Gobierno de los Jóvenes Turcos se propagó la idea de que se lanzaría un alzamiento sobre Estambul y el terror estaba cerca. Luego, sabían, el miedo haría el resto. Por eso, la madrugada del 24 de abril de 1915 se puso en marcha una maquinaria que llevaba tiempo gestándose. Uno de los genocidios más brutales y sádicos de la historia empezaba a escribir sus primeras páginas.

Todo comenzó el sábado. En pocas horas el Gobierno detuvo a cerca de 250 miembros de la comunidad armenia, entre políticos e intelectuales. Era el paso inaugural de un plan sistemático para desarticular a un pueblo y llevarlo a su extinción. Pocos días después, un dirigente turco denunciaba y alarmaba sobre «revueltas y masacres armenias» para luego promover una ley de deportaciones masivas. Así, se daba inicio a la segunda fase y se autorizaba a los militares para expulsar a cualquiera que se percibiera como una amenaza para la seguridad nacional.

Miles y miles de familias fueron enviadas a atravesar el desierto sirio. Solas, a la deriva, sin agua ni alimentos. Condenadas a marchar hacia la muerte. Sus pertenencias fueron robadas, así como todos los bienes de la comunidad. Se realizaron ahorcamientos públicos, se abusó de mujeres y menores y se secuestró para experimentación médica. Una red de 25 campos de concentración se extendió por el territorio y cientos de fosas comunes escondían los cuerpos. Pueblos enteros incinerados y familias en cuevas eran asfixiadas con humo en una especie de presagio de las cámaras de gas. Se estima que 1.5 millones de personas fueron asesinadas entre 1915 y 1923. El Gobierno turco aún hoy niega el genocidio.

Años atrás, para mediados de 1910, Nazim Fehti, secretario general de los Jóvenes Turcos, se presentaba en el Congreso. Allí, pediría estar «absueltos de conciencia» y de «sentimientos humanitarios» para llevar a cabo «el exterminio total de los armenios». Subrayando, además, que de este modo «las riquezas de los armenios pasarán a ser propiedad del Gobierno turco». Los genocidios se siguieron repitiendo a lo largo del tiempo. Desde la conquista de América hasta el actual de Israel a Palestina, la historia sigue dejando marcas indelebles en los pueblos que, solo con la lucha y la memoria, se evitará repetirlas en sus trágicas variantes. Dicen que, en 1939, antes de invadir Polonia, Hitler exaltaría a su gente asegurando que, «después de todo, ¿quién recuerda a los armenios?”.

One thought on “¿QUIÉN RECUERDA A LOS ARMENIOS?

Comments are closed.